viernes, 13 de junio de 2014

Un antiguo búnker nazi vuelve a la luz como central de energía renovable en Hamburgo.
por Gemma Figueras para Diario Design
ERCO_Energiebunker_0001Con su monumental fachada de hormigón de 42 metros de altura, este antiguo búnker antiaéreo de la Segunda Guerra Mundial marca el paisaje urbano en Hamburgo-Wilhelmsburg. Un cuidado diseño, en este caso de la mano de la iluminación, ha hechorenacer la memoria histórica de la ciudad con fines culturales y medioambientales. El proyecto de rehabilitación es obra de HHS Architekten, quienes han contado con las soluciones lumínicas de la firma Erco para remarcar la personalidad de esta impactante e inusual construcción.
ERCO_Energiebunker_0002Este antiguo búnker antiaéreo, en desuso durante 60 años, ha sufrido una renovación sustancial que le ha concedido un nuevo doble uso: es museo público y, también, una planta de energía renovable que abastece de electricidad y calefacción a las zonas residenciales vecinas.
ERCO_Energiebunker_0004Situado en Neuhöfer  Strasse, la construcción del búnker comenzó en 1943 por orden de Hitller. En 1947, los británicos intentaron demoler esta estructura con dinamita sin éxito; el grosor de sus muros, en algún punto de hasta 3,5 metros, lo hizo invulnerable. Más de 30.000 personas se refugiaron en este búnker de la lluvia de bombardeos de los aliados,y gracias a su capacidad llegó incluso a albergar dentro de sus muros un hospital totalmente equipado.
pboxx-pixelboxx-2749189Sometido a una ambiciosa rehabilitación en el marco de la Exposición Internacional de la Construcción (IBA), el búnker funciona como central de energía limpia para abastecer de calor y electricidad al barrio circundante. Abastece aproximadamente a 800 viviendas a partir de una combinación de energía fotoeléctrica y energía solar térmica, bogás y biombo, así como calor residual industrial.
ERCO_Energiebunker_0005El corazón de la instalación es un gigantesco depósito de agua (con capacidad para 2 millones de litros) que almacena el calor y es capaz de entregarlo en función de la demanda. El lado sur lo ocupa un colector solar de aproa. 1.600 me², mientras que el techo acoge una superficie fotoeléctrica de unos 2000 m3. Ninguna de estas instalaciones afecta ni altera la percepción del contorno del búnker original.
ERCO_Energiebunker_0006Además, este búnker energético acoge una cafetería y zonas de exposición a 32 metros de altura, que ofrecen una vista panorámica de 360º sobre la ciudad. Las plantas inferiores albergan el centro técnico del sistema de calefacción urbana.
ERCO_Energiebunker_0003Para resaltar las formas de la edificación, los arquitectos eligieron varias soluciones de iluminación de la firma Erco que otorgan un impactante efecto de profundidad a los interiores austeros. Así, la fachada de hormigón, iluminada con luz de color blanco neutro, resulta especialmente expresiva en la oscuridad. A su vez, la utilización del bañadorGrasshopper aporta un efecto lejano óptimo que, en virtud de la discreta distribución luminosa, respeta con sensibilidad el legado histórico del memorial bélico. Y es que la iluminación no escenifica el edificio como obra de arte, sino que enfatiza su significado actual para el barrio de Wilhelmsburg.
Fotos de Frieder Blickle, cortesía de Erco.
Ficha técnica:
Proyecto: Búnker energético Hamburgo- Wilhelmsburg
Propietario: IBA Hamburg GmbH
Arquitectos: HHS Architekten (Kassel)
Productos Erco: GrasshopperPowercastBeamer