sábado, 25 de marzo de 2017

Segunda Bienal: Oficinas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Segunda Bienal: Oficinas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires



El concepto de iluminación de la sede de oficinas de gobierno consiste en mostrar al edificio desde su interior, buscando la visualización de la losa plegada


Oficinas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
Buenos Aires, Argentina
Selección. Segunda Bienal de Diseño de Iluminación
Diseño de iluminación: Eli Sirlin
Carolina Yonamine, Brenda Navesnik
Fecha de finalización: 2015
Fotografía: Alejandra Clarissa
La sede de oficinas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ofrece una propuesta lumínica diseñada para mostrar al edificio desde su interior. Como es habitual en la obras diseñadas por el Estudio de Foster & Partners, el edificio cuenta con una fuerte imagen relacionada con la losa superior plegada, donde la luz intenta reproducir la sensación de una gran placa luminosa “flotando en el cielo”.
El concepto de iluminación de la sede de oficinas de gobierno, ubicada dentro del Distrito Tecnológico de Buenos Aires, consiste en mostrar al edificio desde su interior, buscando la visualización de la losa plegada y acompañando el ingreso del parque al edificio. Por contrato debía lograrse iluminación uniforme y pareja de 500 lux, que respetara las normativas para certificación LEED en todos los niveles de altura, logrando homogeneizar así la luz de todo el edificio.
Las luminarias protagonistas del proyecto son unos aros colgantes con difusor de microprismas, con tensores regulables, diseñados en conjunto con el estudio de arquitectura de Foster & Partners, sujetos en el gran techo ondulado a distintas alturas para cubrir los niveles requeridos en cada piso.
El planteamiento espacial establece una fuerte relación con la plaza frente al edificio, que parece introducirse en él. La propuesta de iluminación tenue hacia la placa del techo y hacia piso completan la imagen de un espacio exterior que se integra al interior. Un gran atrio en el que se destaca la amplia superficie luminosa superior cubre ese espacio intermedio.
Las áreas comunes repiten el tema del gran techo curvado, donde la luz resalta su forma mediante una iluminación indirecta que muestra las bóvedas.
Al desarrollar los espacios de oficinas se pensó en un “sistema superior”: una luz funcional hacia el plano de trabajo que aporta las condiciones necesarias para el desarrollo de las tareas requeridas en cada área. Cuatro bandejas que se van retirando entre espacios de luz diurna configuran cuatro sistemas diferenciados en control pero iguales en imagen. En los grandes espacios hay líneas de luz perimetrales que delimitan sus bordes.
En los ambientes para actividades especiales, fuera del transitar y del trabajar, se personalizaron las soluciones dando lugar siempre a dos sistemas: uno ambiental que muestra la estética del edificio, y otro funcional, que permite la actividad propuesta.
El proyecto se desarrolla a través de un sistema de lámparas de alta eficiencia y tecnología de última generación, que cumplen con los conceptos de sustentabilidad y cuidado del medioambiente, reduciendo al mínimo las variables tipológicas, de forma que se tiene un sistema de fácil mantenimiento.
Todas las lámparas seleccionadas tienen una eficiencia lumínica mayor a 60 lm/W, considerando una eficiencia promedio del sistema superior a 80 lm/W. Además, tienen un CRI mayor o igual a 85. La potencia por metro cuadrado se estimó siguiendo los parámetros solicitados por LEED (11W/m2) para oficinas, disminuyendo ese valor en el promedio global del edificio en un 10%.
Respecto a los niveles de luz, también se respetaron las condiciones de certificación LEED, se mantienen por encima de los 500 lux permitiendo que, ante un cambio de equipamiento, se conserve una luz uniforme aceptable para cualquier espacio y esto se refuerza mediante luminarias localizadas en los planos de trabajo hasta llegar a los 800 lux solicitados por contrato.